Inici » Sabina y su despedida, entre la devoción y el odio

Sabina y su despedida, entre la devoción y el odio

by PREMIUM.CAT
un home i una dona parats l'un al costat de l'altre en un escenari amb un micròfon a la mà i un micròfon a l'altra mà, David Alfaro Siqueiros, imatge promocional, fotocòpia, gòtic internacional

La pasión que despierta el cantautor

La pasión que despierta el cantautor, que volverá a llenar grandes recintos en el 2025, contrasta con las granizadas que genera, ejemplo de la extrema dificultad de separar al artista y su obra, al creador y al personaje.

La polémica en torno a Sabina

Hay dos temáticas que siempre generan una gran polémica cada vez que se escribe sobre ellas: el reggaetón y Joaquín Sabina. Por lo que respecta al género musical latino, ya conocemos las críticas: música percibida como pueril, banal y machista. ¿Pero qué pasa con Sabina? ¿Por qué, sólo con mencionarlo, hay tantas personas que necesitan expresar su rechazo hacia el autor de 19 días y 500 noches?

A Sabina se le reprochan muchas cosas, empezando por un postureo progresista-bohemio que no se ajusta a su estatus de celebridad con una vida acomodada. Esta crítica, si la aplicamos al pie de la letra, implicaría la cancelación de la mayoría de las estrellas del rock, incluyendo a nuestro querido Bruce Springsteen. Oh, sí, Sabina dijo no sentirse ‘tan de izquierdas’ como cuando era joven. Una confesión que, cabe decirlo, no difiere demasiado de la evolución ideológica de muchos mortales. En Catalunya, se suma la aversión generada desde el independentismo por su relación con Ciutadans.

Sabina es objeto de críticas por su postura antitaurina y se le acusa de dar un tratamiento idealizado, romántico y condescendiente a la prostitución. Vale, a mí también me hace estremecer la referencia a este ‘corazón tan cinco estrellas’ de la protagonista de La Magdalena. Pero los tiempos cambian y sabemos que buena parte de la literatura universal no resistiría el actual escrutinio. También se le reprocha que ya no tiene la misma voz. Bien, si esto fuera cierto, no sería un problema grave: en la música popular, y en la de autor, lo que más importa es la capacidad interpretativa que conseguir una gama de tonos. Paco Ibáñez sigue emocionándome, aunque no tenga esa fuerza de 1969.

La calidad poética de Sabina

Uno de los aspectos más destacados de Sabina es su calidad poética, sus famosos versos. Cierto es que hay versos que pueden ser considerados superficiales, pero también hay momentos de profundidad que hablan de la desolación emocional, la soledad y, más recientemente, el paso del tiempo. No tengo ninguna intención de defender a Sabina (que no la necesita) y en el pasado incluso me he identificado con algunas de las críticas. El gusto es la última parcela de libertad que tenemos y, por supuesto, no a todo el mundo le debe gustar. Pero el caso de Sabina, con todos sus extremos de devoción y odio, confirma la dificultad de separar, en la imaginación popular, al autor de su obra, al creador del personaje. Intentarlo es una pérdida de tiempo. Y Sabina volverá a llenar el Palau Sant Jordi, una o más veces, en esa gira de despido que está preparando para el 2025.

You may also like

-
00:00
00:00
Update Required Flash plugin
-
00:00
00:00