Inici » Los móviles: una herramienta de comunicacin y un reto para la salud mental

Los móviles: una herramienta de comunicacin y un reto para la salud mental

by PREMIUM.CAT
un telèfon mòbil assegut damunt d'una taula de fusta al costat d'un carregador de telèfon mòbil amb una ranura per a targeta de crèdit, Dahlov Ipcar, Android, una foto de desplaçament d'inclinació, purisme

La primera experiencia con un móvil

Recuerdo perfectamente el día en que me compraron el primer móvil cuando tenía catorce años. Era uno de esos que se abría y se cerraba con una tapa y que sólo servía para realizar llamadas o enviar SMS, ya que en ese momento todavía no estaban del todo extendidos los teléfonos inteligentes con acceso a internet. Pese a que no tuviera muchas de las funciones actuales, aquel aparato que hoy en día casi nos parece una reliquia fue un regalo esperado porque suponía una primera conquista de libertad que me permitía llamar a mis amigas o escribirme con el chico que me gustaba sin necesidad de que se enteraran sus padres.

La evolución de los móviles y los riesgos para la salud mental

De todo esto hace ya más de diez años y desde entonces los móviles han evolucionado tanto que se han convertido en dispositivos que ofrecen más posibilidades que nunca, pero que a la vez nos exponen a ciertos riesgos que ponen en peligro nuestra salud mental. Lo ha puesto en debate recientemente un proyecto ley de protección a los menores en entornos digitales que por primera vez impondrá un control parental libre y accesible en todos los móviles. El objetivo es dar más herramientas a los padres para controlar el acceso de los menores a contenidos inadecuados como pornografía y evitar los efectos adversos del abuso de estas tecnologías.

Los perjuicios de la sobreexposición a las pantallas

Cierto es que los móviles nos conectan con el mundo, pero también nos hacen dependientes a la tecnología. El aparato que surgió como herramienta para facilitar la comunicación se ha convertido en un espacio donde los gigantes tecnológicos especulan con nuestros datos y compiten por robarnos el tiempo. Habría que poner más límites a nuestra privacidad y obligar a las empresas a respetar los espacios de ocio de los trabajadores. Es contradictorio pensar que la misma sensación de independencia que me dio el primer móvil le experimente ahora al apagarlo un rato y concentrarme en la vida que tengo delante y que no necesita ningún filtro para admirarla.

You may also like

-
00:00
00:00
Update Required Flash plugin
-
00:00
00:00